Promoción de la Salud Bucal

Wednesday, January 05, 2005

¿Qué cepillo dental me conviene?

¿QUÉ CEPILLO DENTAL ME CONVIENE?
La elección del cepillo dental adecuado.


Uno de los factores decisivos para lograr una buena salud bucal es sin duda el Cepillo Dental, que junto con la crema dental fluorada son los dos recursos más utilizados por las personas. Pero ¿qué características debe tener este? ¿cada cuánto debemos renovarlo? ¿es suficiente con que sea nuevo? Estas preguntas surgen ante la gran variedad de tipos, os, tamaños y colores de cepillos que nos encontramos cuando vamos a elegir uno.
Vamos a decir que cualquier cepillo en buenas condiciones es bueno para la higiene pero no cualquiera nos puede convenir. Esto va a depender de las características específicas en las que se encuentre nuestra boca y dientes. Variables como el tamaño de la boca, la posición de los dientes, uso de correctores ortodóncicos o el estado de las encías son determinantes para la elección adecuada del cepillo dental. Y es que los científicos han desarrollado después de muchos estudios diferentes tipos de cepillo cada uno con una configuración diferente y todas con el común denominador de limpiar los dientes y de mantener sanas las encías.
Con mangos antideslizantes, distribución de cerdas y formas de cabeza variada los cepillos buscan llegar a todas las superficies dentales ya que ningún lugar de ellos está exento de ser atacado por la placa bacteriana. Es cierto también que existen cepillos dentales de amplio uso por su versatilidad y tamaño estándar. El mejor cepillo es aquel que le permita llegar fácilmente a todos los dientes. Es importante escuchar la recomendación de su odontólogo para elegir el tipo que más se le adecue.

¿Cuál es el tamaño adecuado del cepillo?

Un consejo práctico a la hora de elegir el tamaño del cepillo es tomar como guía la distancia que media entre las superficies próximas de los dientes caninos inferiores. El cepillo debe medir aproximadamente esta longitud.

¿Cuándo se que debo renovar mi cepillo?

Una prueba de la eficacia de un cepillo dental es haciendo la prueba de la “posición memoria” de las cerdas. Con la yema de su dedo doble ligeramente las cerdas del cepillo. Si las cerdas regresan a su estado vertical inicial es que aún mantiene sus propiedades físicas. Pero si las cerdas están inclinadas hacia afuera o al doblarlas no regresan a su estado original ha llegado el momento de cambiarlo. En forma ordinaria el cepillo se debe cambiar cada 3 meses o antes si ha perdido sus cualidades físicas. Hay que tener en cuenta que un cepillo en mal estado puede causar daños en las encías.

El cepillo dental debe ser parte de las cosas que llevamos cuando sabemos que vamos a comer fuera del hogar y poder limpiarnos los dientes inmediatamente después de las comidas para evitar la actuación de los ácidos de la placa bacteriana.


Luis Enrique Cam